Es mucho mucho más probable que encontremos la receta para sanar, si antes fuimos al doctor y recibimos un diagnósticos que nos ayude a saber que tenemos, pero por sobre todas las cosas a ser conscientes de cómo nos afecta eso que tenemos.

Hoy tu serás tu doctor. Este es un ejercicio para el cual requiere de tu honestidad y tu coraje y por otro lado, tu grupo tendrá la oportunidad de practicar el darte gracia escuchándote sin juicios. Así es como funciona, esto es parte de la receta para sanar.

Tanto para los que hace un tiempo que no tengan contacto con la pornografía, como para los que actualmente estén lidiando de cerca con ese desafío, la pregunta es la siguiente:

¿Cómo afecta el consumo de tu pornografía en tu presente? puedes contrastarlo con el momento de tu vida en el que la pornografía no era un tema de conversación en tu vida, o también puedes encontrar diferencias en contraste con tu visión.

Aprovechen la conversación y tengan un grato momento de intercambio de ideas y enriquecimiento.